Práctica: Regeneración de cubierta de césped

Estos días los alumnos de la especialidad de “Riegos y ajardinamientos sostenibles” han estado realizando, dentro de su itinerario formativo y en relación al módulo formativo MFO522-1 Operaciones auxiliares en el mantenimiento de parques, jardines y zonas verdes; la regeneración de una cubierta de césped.

Para ello se ha seguido el siguiente procedimiento de trabajo:

  • Se ha realizado una siega baja del césped (2,5 – 3 cms) mediante cortacésped. 

 

 

 

 

  • Realización del escarificado de la cubierta mediante uso de escarificador profesional. La tarea de escarificado permite la eliminación del “fieltro” que se produce en la base del césped por acumulación de material vegetal muerto. Mediante el escarificado mejoramos la circulación del aire y del agua en el terreno , obteniendo de esta manera un césped más sano. Además con el escarificado posibilitamos una labor de rejuvenecimiento del césped ya que el escarificador mediante unas cuchillas verticales que penetran en el terreno 2- 3 cms cortan los tallos laterales de las plantas y propician la nascencia de nuevos brotes.
  • Resiembra: El escarificado abre pequeñas “hendiduras” en el terreno para posibilitar el alojamiento de la semilla empleada en la resiembra. Dicha resiembra se ha realizado de forma manual mediante “siembra a voleo”, empleando una dosis de semilla de 50 grs/m2 con un componente de ray grass del 60% y diferentes festucas en un 40%.

 

 

 

 

 

  • Recebado: Después del proceso de escarificado, perforación o aireación del terreno, aplicar una capa de un centímetro de recebo por toda la zona de césped. El recebo mejora el proceso de resiembra, debido a que evita que las semillas se vayan con el viento o el agua, y dificulta a los pájaros que se las coman. El recebo que hemos utilizado es un producto de textura arenosa, con una proporción de materia orgánica (arena de sílice, turba negra, turba rubia, perlita y compost) . La presencia de materia orgánica ayuda a mantener la estructura del suelo a largo plazo y libera gradualmente nutrientes en pequeñas dosis. La aplicación de un material arenoso ayuda a recuperar la permeabilidad del suelo, favoreciendo el drenaje correcto y evitando la aparición de hongos.

  • Pase de rodillo: Posteriormente se da un pase de rodillo para facilitar que la semilla entre en contacto directo con el material de recebo.

  • Una vez finalizada la labor de rodillo se aplica el riego de implantación.

Y con todo esto… ¡ Trabajo listo!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *